jueves, 2 de mayo de 2019

Desidia, abandono, bronca. ¿Cómo llamar a todo esto?

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

Después se habla todos los días desde el Ministerio de Transporte de la Nación y de las distintas empresas estatales ferroviarias, de que se está haciendo esto o lo otro a nivel ferroviario, del relato diario a que una misma noticia se replique por doquier, pero no se dice nada de la cantidad de ramales abandonados a su suerte, conjuntamente con sus estaciones que están siendo vandalizadas, todo por la desidia oficial de haber suspendido los servicios de trenes de pasajeros de la ex empresa Ferrobaires.

Estado de abandono total que se encuentra la estación Divisadero Pinamar en el día de hoy

Nos llegó a nuestra mesa de trabajo una fotografía que nos causó estupor con sólo observarla. Se trata de la estación Divisadero Pinamar del ramal General Guido - General Madariaga - Divisadero Pinamar, donde se la observa no sólo en total abandono, sino también como si hubiese sido bombardeada.



Pensar que a mediados del año 2015, CRÓNICA FERROVIARIA tuvo la oportunidad de realizar el viaje donde, después de un par de años de estar suspendido, la empresa Ferrobaires resuelve volver a realizar los servicios de pasajeros entre Plaza Constitución y Divisadero Pinamar.

En ese momento, la estación de marras se encontraba en un estado impecable, con sólo observar las fotografías que publicamos uno se dá cuenta de la hermosa que era. Ahora, ver cómo se encuentra en la actualidad, sólo sentimos bronca de cómo puede ser que se abandone así un patrimonio nacional.



No queremos saber cómo se deben de encontrar en la actualidad muchas de las estaciones que hoy al no prestarse servicios de pasajeros como los que realizaba la ex empresa provincial Ferrobaires, y que fueran suspendidos a fines del mes de Agosto de 2016 por la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, las que se encuentran en los ramales a 25 de Mayo, Pinamar, Bahía Blanca (vía Pringles), etc.


Sabemos que a algunos todas estas noticias que publicamos los irrita, porque sencillamente mostrar la realidad no les gusta, pero lamentablemente tenemos que hacerlo para demostrar que no es sólo el relato oficial, y que se muestra por los grandes medios en forma cotidiana, lo que realmente pasa en los ferrocarriles, sino que también hay otra verdad y que es ésta.