miércoles, 21 de marzo de 2018

Línea Belgrano: Sigue complicándose la circulación de trenes de carga por el Ramal C en cercanías de la capital tucumana

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria - Fotos: Segundo Giménez

Uno quisiera publicar buenas noticias de lo que pasa en el medio de transporte ferroviario, que las hay, pero también tenemos que hacerlo con las malas que últimamente están aflorando y no podemos dejarlas de lado.

Amén de los descarrilamientos de los que uno se entera ocurren a diario en casi todas las líneas ferroviarias en uso a lo largo y ancho del país, también tenemos que informar sobre los inconvenientes que tienen las formaciones ferroviarias de circular libremente por su infraestructura, sin verse impedidos por obstáculos puestos en las vías (como lo muestra la fotografía), piedrazos, balas de plomo y también robo, que en ciertos lugares muy peligrosos de algunas ciudades altamente pobladas del país, ocurren con los trenes.



Hoy tenemos que informar que una formación de la empresa Trenes Argentinos Carga de la Línea Belgrano cuando circulaba por el asentamiento denominado "El Chivero" ubicado en el Ramal C en cercanías de la ciudad de San Miguel de Tucumán, los conductores del tren se encontraron con un obstáculo en la vía lo que hizo que tuvieran que detener el convoy con el agravante ser asaltados, cosa que no ocurrió.


Este Ramal C es muy importante para la circulación de los trenes de carga que vienen del Norte, hasta tanto no se repare por completo la prometida obra de renovación total del Ramal C8. Algo tienen que hacer, ¡YA!, y no dejar que los vándalos le ganen al ferrocarril.

Cuadrillas de vía y obra en peligro

No se imaginan las autoridades nacionales, provinciales y municipales el peligro que corren los trabajadores del riel cada vez que tienen que concurrir para reparar las vías, inspección o cuando ocurre un descarrilamiento por la zona en cuestión (otras también peligrosas) y tener que encarrilar los vehículos.





Prácticamente les tiran de todo, hasta balas de plomo, y también han sido objeto de robos. No puede ser que esos hombres tengan que trabajar con miedo cada vez que pasa algo por esos lugares.

Por ese motivo, se logró tener el visto bueno para blindar y reforzar con rejas una zorra de vía que fue modificada en los Talleres Ferroviarios Tafí Viejo para que los trabajadores puedan, aunque sea por las piedras, poder cubrirse y no salir heridos.