miércoles, 7 de marzo de 2018

La nota que nunca quise escribir

Actualidad

Por: Ariel Scolari (Fanáticos del Ferrocarril)

Hay notas que se hacen muy difíciles poder escribir y esta es una de ellas.

Si hablara con un psicólogo me diría que “hay que aplicar el método” por el cual uno “toma distancia de la situación” para poder ser objetivo. En mi caso lejos estoy de poder hacer esto, porque precisamente la parte humana es lo que más me moviliza del ferrocarril.

El 28 de Febrero pasado concurrimos junto a Julio García a los Talleres Ferroviarios de Maldonado. La visita tenía dos finalidades:

1º - Que Julio volviése al taller luego de mas de 20 años de haberse ido, y así poder reencontrarse con sus ex compañeros.

2º - Y no menos importante, había que hacerlo porque muchos de los muchachos que en Maldonado trabajaban, lo harían por última vez, ya que la empresa Ferrobaires desaparece y todos quienes aceptaron el retiro voluntario, ese día estaba indicado como el último de trabajo en las instalaciones.

Obviamente las sensaciones eran “agridulces”. En primero lugar, ese sentimiento de Julio de “volver a la casa que lo vio nacer como ferroviario”. Encontrarse con todo tan cambiado. El reencuentro con viejos compañeros. Abrazos interminables, el espacio para contar alguna de esas anécdotas de antaño... y la triste sensación reinante en el ambiente de que “todo se termina”

Sí, ya sé, más de uno hará hincapié en “cómo se llegó a este momento” (eso seguramente será motivo de análisis posteriores). 
Hoy sólo hay espacio para la solidaridad con los trabajadores ferroviarios que pusieron fin a su carrera ese día. 

Personas (no gente, porque cada uno es un individuo y tiene una historia de vida a cuestas) que a partir de este preciso momento están buscando cómo continuar con su vida, sus obligaciones, en muchos caso llevar una familia adelante y con un mercado laboral que bien sabemos ofrece pocas posibilidades en la actualidad. Rostros tristes, ojos húmedos, abrazos sentidos y miradas perdidas como preguntando: “¿por qué?”, era el panorama de la mañana en el taller.

El optimismo había faltado a la cita y la tristeza había inundado con su presencia cada rincón de las instalaciones. 

Visitar cada espacio y ver a los muchachos que estaban guardando lo poquito que tenían para llevarse a sus casa. Un humilde equipo de mate y poco más eran sus pertenencias.

“Ya hace rato que veníamos mal. Si ni guantes teníamos. Muchas veces nos llegaban los que las privadas desechaban...


 Más de una vez poníamos plata nosotros para comprar electrodos porque ni eso teníamos...

"Las herramientas de mano muchas veces las traíamos de casa y las “acovachábamos” en algún lugar secreto porque de noche muchas veces entraba gente ajena al taller y te la robaban", expresaban.

"Cada máquina que lográbamos poner operativa era un triunfo para nosotros porque de verdad “la atábamos con alambre”. "Es verdad que hay faltantes en las máquinas pero el famoso “canibalismo” había llegado al extremo. Si no teníamos nada..."

Todas estas cosas me las comentaban en las charlas que tenía con cada uno en los diferentes rincones del taller. La tristeza embargaba a todos y crean que es contagiosa. 

Ponerse en la piel de esos hombres, que en algunos casos vienen de época de la antigua Ferrocarriles Argentinos, donde tuvieron que soportar la misma situación de quedar afuera, pero "en esa época era diferente, porque o bien pasando a las privadas o siguiendo en la provincia tenías chance. Ahora atrás de esto no hay mas nada...", expresan con dolor.

Hoy recorrimos todo el taller. Desde el jefe hasta los empleados estaban todos. Los perros de siempre no podían faltar a la cita. Los que sí faltaron fueron los gremios. Yo si puedo decirlo porque no me comprometen en nada. Dejaron a todos los empleados solos con sus realidades. No lucharon por nada, entregaron todo y ni siquiera mandaron un abogado para asesorar a ver qué les convenía firmar y que no. 

Realmente INDIGNANTE. Eso si, hace años que vienen recibiendo aportes de todos los que ahora abandonaron a su propio destino...

Me propusieron hacer una foto con todos. Esta es la foto que nunca hubiése querido sacar. No porque me la pidieran, sino porque me había ilusionado con quizás una solución mágica de último momento que parara esta locura.

El lugar ideal era delante de una locomotora, justo en el puente grúa. Precisamente este lugar fue la excusa ideal para mantener con vida el taller. 
La GT22 era el fondo para la foto. Esa locomotora que más de una vez había generado dolores de cabeza poder encenderla, pero que era el motivo por el cual todos trabajaban allí.

Era la última foto todos juntos. La última de esa familia ferroviaria que a partir de ese 28 de Febrero, el destino desmembraría. 
Todos posaron para la foto. No les pedimos que pongan los pulgares en alto (símbolo de Fanáticos del Ferrocarril), porque el momento no era el mejor para hacerlo.

Mientras enfocaba para la foto, pensaba que mañana 1º de Marzo sería el "Día del Ferroviario" (ni eso le respetaron). 

Llegaba el momento de la despedida. La hora de marcharse. Lo hicimos respetuosamente. Más de uno nos estrechó la mano y nos brindó un fuerte abrazo, como “agradeciendo por estar”. 

Aún conservo en mi hombro la humedad de las lágrimas de uno de ellos. 

Preferimos respetar esta intimidad, y nos fuimos con Julio rumbo a mi Kangoo. Respetar una intimidad de hombres que algunas veces necesitan llorar sin ser observados.

8 comentarios:

  1. Que lamentable todo esto. El cierre de este taller, aparte de los despidos, seguramente se vendera todo como chatarra, con la necesidad que hay de poner mas locomotoras en funcionamiento. Sr Enrique

    ResponderEliminar
  2. no muchachos no esta muerto quien pelea ,CORTEN LA RUTA ,HAGAN QUILOMBO,PIDAN AUDIENCIA, ustedes quieren trabajar...se termino la joda, ustedes merecen una oportunidad ,vasta de planes ´para vagos..I EL SINDICATO....

    ResponderEliminar
  3. Es una copia de los 90. O mejor dicho, desde el 89 es TODO lo mismo, sin distincion. La tragedia de ONCE dispara la candidatura de Randazzo y sus trenes. Antes era Jaime y Schiavi... Es Un espanto lo que sucede

    ResponderEliminar
  4. Siempre en contra del ferrocarril aunque estos nefastos estan en contra de cualquier persona que trabaje!!! No se, quieren dejarnos a todos a la buena de Dios...Lamentable.
    José Alberto

    ResponderEliminar
  5. Se que es un momento dificil lo que todos Uds. estan viviendo, se lo que se esta pasando por la mente de cada uno y es doloroso, yo fui ferroviario hasta el 93 y nunca volvi, nunca me llamaron, se lo que es ser embargado por las tristesas que te invaden dentro de cada uno de Uds., las alegrias vividas con una esperanza de llegar al final del camino y saber que cumpliste con tu tarea diaria cada año que paso. Nada mas compañeros sean solidarios entre Uds. luchen que no estan solos, nosotros los del 93 estamos con Uds., fuerza, sean dignos de Uds. mismos.suerte. Guillermo Moreyra

    ResponderEliminar
  6. De a poco, la revolución de la alegría va llegando a cada rincón de la provincia y el país! "juntos lo estamos haciendo"...viva la vidalita!!!

    ResponderEliminar
  7. Fábricas como la de Azul, Talleres Ferroviarios como el de la foto, Estaciones como la de Sierra de la Ventana, ciudades y pueblos como cualquiera que fuera visitado por el Ferrocarril, volverán a ser como en los ^90, la muestra de que no aprendimos nada.
    Los versearon, les hicieron creer que "podíamos vivir mejor",
    claramente no hablaban de nosotros, era por #Ellos, donde tener offshore, parece ser condición para ser parte.
    #CambiamosFuturoPorPasado, #NoEraError, era el destino.
    #ElVerso, el camino.

    ResponderEliminar
  8. Fábricas como la de Azul, Talleres Ferroviarios como el de la foto, Estaciones como la de Sierra de la Ventana, ciudades y pueblos como cualquiera que fuera visitado por el Ferrocarril, volverán a ser como en los ^90, la muestra de que no aprendimos nada.
    Los versearon, les hicieron creer que "podíamos vivir mejor",
    claramente no hablaban de nosotros, era por #Ellos, donde tener offshore, parece ser condición para ser parte.
    #CambiamosFuturoPorPasado, #NoEraError, era el destino.
    #ElVerso, el camino.

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.