domingo, 25 de febrero de 2018

Números que preocupan a la dirigencia sindical

Gremiales

Todos los años, habitualmente, las organizaciones sindicales que detentan Personería Gremial y las cámaras empresarias, realizan negociaciones paritarias en cada sector que tiene su convenio colectivo de trabajo (CCT). Recordemos que muchas organizaciones tienen varios CCT.

Esos acuerdos paritarios, de los dos actores centrales en una negociación, tiene un tercer paso, que es la homologación por parte de la autoridad de aplicación, que en este caso es el Ministerio de Trabajo de la Nación, quien se encarga de registrar y publicar el acuerdo, y de esta manera, lo transforma en ley. Esto quiere decir que se aplica para todo el sector que comprende ese convenio, estén o no afiliados a ese sindicato, o estén o no agrupados a la Cámara en el caso empresarial.


Todo esto, el sindicalista lo sabe como el Padre Nuestro, o lo debería saber. Los CCT son leyes “en sentido material”, las únicas que se dictan por fuera del poder legislativo de la Nación. Éste carácter normativo tal vez es el poder más importante con el que cuentan los gremios.

Pero el punto central de ésta nota son los preocupantes números que arrojan en los últimos años la cantidad de acuerdos homologados por el MTSS. No desde la gestión de este gobierno, sino desde el último año de la gestión del gobierno anterior, y la tendencia es clara.

Para tener un parámetro histórico, en el año 2006, durante el gobierno de Néstor Kirchner, se homologaron un total de 1.032 acuerdos. Podemos señalar que fue la época en que se retomaron las negociaciones paritarias, fue una decisión política hacer participar al movimiento obrero en el crecimiento económico que se registro en ese momento histórico.

En el año 2014, gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, los acuerdos homologados fueron 2.040. El promedio de los aumentos conseguidos por los sindicatos fue del 29,7 %. En algunos casos, como el sector Químico firmo un 37% y alimentación 31%, para que tengamos un parámetro. Ese año los organismos privados arrojaban un 39,5% de inflación anual.

En el 2015, último año de gestión CFK, los acuerdos homologados fueron 1988, una retracción significativa, teniendo en cuenta que fue un año electoral y de acuerdos políticos, naturalmente para la Argentina. La inflación rondaba los 31 puntos porcentuales.

El año 2016, primer año de gestión Macri, las homologaciones por parte del Ministerio de Trabajo sufren una gran caída, un 15%, con respecto al año anterior, y la cantidad de paritarias autorizadas por el gobierno fueron en total 1717. El promedio de los acuerdos estuvieron por encima del 25% y la inflación ese año según el IPC Congreso fue del 40%.

Pero el año más duro, si tomamos una década entera, fue el 2017. Los acuerdos homologados por el Gobierno fueron en total 1088 , un número similar al del 2006, lo que muestra un fuerte retroceso en materia paritaria y una perdida efectiva de poder en el ámbito sindical.

Esta preocupación se suma a los pocos certificados de autoridades electas expedidos por la Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales, dirigida por la Dr. Karina Palacios, que suma quejas y denuncias por impedir el normal funcionamiento de la organizaciones, entorpeciendo y vulnerando principios de autonomía sindical centrales en el modelo sindical argentino, derivando en trastornos que conllevan en no tener la documentación en orden para los tramites y gestiones que realiza una organización compleja como es un sindicato.

El #21F ya pasó, y la agenda empieza a tomar forma, las paritarias este año van a dar mucho de qué hablar y seguramente tengamos otro número en el mostrador.MundoGremial.com

1 comentario:

  1. No se porque, cada ves que ponemos números enturbian la opinión de la gente. Tengo en claro una cosa. Tanto el gobierno anterior ,como éste, se encargaron de dividir al movimiento obrero. Se nota la falta de dirigentes nuevos, porque además los mismos que están anclados en sus sillas no les permiten crecer. Yo no mediría tanto la situación comparando números, me enfocaría en que la realidad nos dice que si no aparece algún líder que aúne esfuerzos en la CGT se va a complicar aún más.-

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.