sábado, 25 de marzo de 2017

Las autopistas ferroviarias, por los corredores Atlántico y Mediterráneo

Exterior

España y Francia ultiman los pliegos para implicar a empresas en las autopistas ferroviarias

El Ministerio de Fomento va a sondear al sector privado, muy probablemente antes del verano, para conocer la respuesta de fabricantes y operadores al innovador plan de las autopistas ferroviarias, anunciado por el ministro Íñigo de la Serna el pasado lunes en el Foro CincoDías. Se trata, tal y como explicó ante numerosos empresarios, de subir los camiones de mercancías a los trenes para reducir el tráfico pesado en las carreteras que parten de España hacia Europa cruzando los Pirineos.

Los dos grandes corredores del país, el Atlántico y el Mediterráneo, albergarán las nuevas infraestructuras permitiendo a los operadores de carga introducir sus camiones en Francia a través de Irún (Gipuzkoa) o por la localidad catalana de Figueras.


Fabricantes de trenes como Siemens y Alstom, además de Renfe y sus competidores en el transporte de mercancías, están pendientes de la inminente petición de muestras de interés.

El 27 de marzo está fijada una reunión en Vitoria (Álava) para dar un acelerón al proyecto. En ella participará el grupo de trabajo de alto nivel para las conexiones ferroviarias transfronterizas, formado por responsables de la política de transportes de España y Francia. Este equipo debe dar el visto bueno a los borradores para la referida petición de manifestaciones de interés tanto para proveer el material rodante como para explotar el servicio.

Fuentes de Fomento explican que ya hay un principio de acuerdo en la redacción de los pliegos y el paso inmediato será la publicación de los concursos en el boletín y diario oficial, español y francés, así como en el de la Unión Europea.

Compra de material rodante

Los dos países vecinos serán pioneros con el nuevo concepto de autopistas ferroviarias, montadas sobre las líneas de la red de mercancías, para transportar camiones tráiler y semirremolques. Para ello, habrá inversión en vagones especializados. Los nuevos trenes competirían con su oferta con los tradicionales convoyes de contenedores marítimos y los de cajas móviles, pero haciendo más ágil el transporte combinado entre ferrocarril y carretera. Su uso no requerirá una adaptación específica de los camiones, explican desde el ministerio.

En busca de experiencias similares, fuentes del sector explican que el tren bajo el Canal de la Mancha es el único que sube a bordo vehículos pesados como camiones y autobuses, siguiendo el modelo de los ferris.

La primera reunión del grupo de trabajo creado ad hoc para este desarrollo tuvo lugar en octubre de 2015. Ya en junio de 2016 fueron aprobadas las distintas fases que debía atravesar el proyecto, y este mes se anunciará su exposición a la iniciativa privada. El modelo de negocio elegido es el de las concesiones y las autopistas ferroviarias deben concebirse al mismo tiempo, en lo que toca al territorio español, para los corredores Atlántico y Mediterráneo.

Cuánto cuesta y cómo lo cobraría el sector privado

El diálogo de los Gobiernos de España y Francia con el sector privado del ferrocarril debe aportar claves para la ejecución de las autopistas ferroviarias como la ubicación de las terminales de camiones en los corredores Atlántico y Mediterráneo; las estimaciones de inversión y expectativas económicas de los potenciales operadores, o las tecnologías propuestas por los fabricantes para el nuevo tipo de vagón.

Fomento viene de incluir el mantenimiento durante 30 años en la reciente adquisición de trenes de alta velocidad a Talgo, que irán a engrosar la flota de Renfe. En el caso de las autopistas ferroviarias va a pedir pistas a empresas como la propia Talgo, Siemens, Alstom, Bombardier o CAF sobre las condiciones en que se podría disponer del material rodante para mercancías.

Otros aspectos por determinar son las limitaciones técnicas y operacionales, además de la política tarifaria para hacer competitivo el servicio frente al viaje del camión por carretera.

El ferrocarril tiene un peso del 5% en el transporte de mercancías en España, desde un 10% de cuota en los años noventa y lejos del 30% de objetivo de la UE para el año 2030. Esta actividad genera un volumen de negocio de unos 315 millones de euros.

Junto a Malta, Chipre e Irlanda, España es el país con mayor protagonismo de la carretera en los movimientos de carga, tal y como pone de manifiesto un informe elaborado por Miquel Llevat, máximo responsable de Comsa Rail Transport, y Gerard Llobet, profesor titular de economía en el Centro de Estudios Monetarios y Financieros (Cemfi).

Con la liberalización de la actividad en 2005 Renfe ha ido perdiendo cuota de mercado muy lentamente, situándose en estos momentos por encima del 70%.CincoDías.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.