lunes, 6 de junio de 2016

Reportaje al Ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich

Actualidad

Transcribimos a continuación un reportaje realizado al ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, por el diario Perfil con el título: “Argentina tiene destruida toda su infraestructura de transporte”. Entre otras cosas, expresó:

Apuesta. Uno de los temas centrales de esa edición del IFT fue la acelerada transición hacia los vehículos eléctricos y autónomos, sin chofer y que no emitan gases que estimulan el cambio climático. Sin embargo, según Dietrich, el problema inmediato en Argentina es el exceso de autos circulando y sus enormes congestiones de tránsito. “Eso no se soluciona con vehículos eléctricos. En el mundo ya hay 1.200 millones de autos y se estima que podría llegar a los 2 mil millones en dos décadas. Lo correcto es priorizar el alcance y la calidad del transporte público”.

Por otra parte, el ministro propuso analizar cuidadosamente las inversiones. “Los autos eléctricos pueden ser muy atractivos y servir para el marketing, pero también son muy caros. Por ejemplo un colectivo eléctrico cuesta hasta un millón de dólares. Nosotros pensamos que –hoy por hoy– conviene más invertir ese monto en, por ejemplo, nuevas líneas de metrobus. En el futuro, cuando tengamos la infraestructura podremos evaluar los de motores a electricidad”.

—¿Cuáles son las prioridades?

—Aunque no parezca, el AMBA cuenta con una de las mejores redes de transporte de los países en desarrollo. En cobertura puede competir con el mundo desarrollado, aunque claramente en calidad estamos muy por debajo. Tenemos casi 900 kilómetros de vías de trenes, más de 17 mil colectivos, subtes y taxis. Pero nuestro gran problema es que el sistema fue diseñado en forma radial, convergiendo hacia el centro de la Ciudad. Y es complejo moverse en forma transversal, algo que se nota mucho con las autopistas: está la Panamericana, Acceso Oeste y el Acceso Sudeste, pero no tenemos anillos de circunvalación. Por eso estamos trabajando en infraestructura para transporte público en forma transversal, además de mejorar las líneas que convergen hacia el centro. Nuestra apuesta es un plan completo de nuevos metrobuses. Y no sólo para Buenos Aires. También para otras ciudades: ya anunciamos proyectos para Santa Fe y Rosario y estamos estudiando Córdoba, Corrientes y Neuquén. Todo con financiamiento de Nación”.
   
—¿Y con los trenes?

—Vamos a avanzar con el sistema RER, que permitirá unir las líneas principales de trenes que tienen sus cabeceras diseminadas en Retiro, Constitución, Once, etc. Algunas serán con plataformas elevadas y otras con túneles. Nuestro objetivo final es que un viaje que hoy lleva una hora y medio combinando tren, colectivo y subte, se pueda hacer en 45 minutos y cambiando el medio de transporte en un mismo andén.

—¿Pero eso no es un proyecto faraónico, como el tren bala?

—Un “tren bala” cuesta más de US$ 10 mil millones y el RER implica una inversión de US$ 2 mil millones. Además tiene un impacto mayor en la movilidad pública y se hace en entre 6 y 8 años. De hecho, ya empezamos a sacar licitaciones, como la de la estación subterránea de Constitución y la de la extensión y elevación del Belgrano Sur hasta Constitución. En cuanto a la futura estación subterránea bajo el Obelisco está con los pliegos abiertos, y se reciben propuestas de mejoras. Hay que aclarar que para la primera etapa ya tenemos financiamiento y hay organismos multilaterales interesados en sumarse. No pensamos que el dinero vaya va a ser un impedimento para estos proyectos.

Ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, foto gentileza: Diario Perfíl

—¿Qué pasa con los trenes al interior?

Por ahora nuestra prioridad absoluta es mejorar los trenes de carga, De manera de evitar que la mayor parte de las mercaderías se muevan en camión. Lo que buscamos es que el crecimiento económico de los próximos años esté apalancado –desde el punto de vista logístico– sobre el transporte ferroviario. Porque si queremos seguir sacando nuestras cosechas con camiones, el sistema colapsa.

—¿En qué modelo piensan? ¿Estatal o privado?

—Estamos pensando en un modelo inspirado en el sistema alemán, donde el Estado es dueño y administra la infraestructura y hace correr sus propios trenes y servicios. Pero tiene la obligación de permitir circular a otras compañías que –pagando un canon– puedan competir entre sí. Hoy en Alemania, el 70% de los trenes son estatales y el resto privados. Y se logró que el mercado total de transporte ferroviario creciera. Por eso pensamos un rol para el Estado y otro para privados, siempre con la intención de bajar el costo de logística.

—¿Y en otros rubros?

—Todos son importantes. Por ejemplo, ya estamos haciendo inversiones en aeropuertos, como el de Tucumán. De hecho, en cuatro años vamos a modernizar la red de aeropuertos invirtiendo $ 13.500 millones. En materia de autopistas vamos a terminar el período con 3 mil kilómetros nuevos construidos y pensamos certificar –en lo que queda de 2016– obras por $ 34.500 millones. Además, tenemos proyectos para mejorar los ingresos a los puertos, algo muy necesario como conoce cualquiera que haya visto el ingreso de camiones al puerto de Buenos Aires. Y no me quiero olvidar de mejoras en la hidrovía.

—En la reunión del IFT se habló mucho de autos eléctricos y robóticos.

—Es cierto que el mundo atraviesa un proceso de automatización y se vienen los vehículos autónomos. Pero me parece que Argentina tiene cuestiones a resolver en el corto plazo que no son éstas. Antes de pensar en automatización tenemos que hacer la infraestructura básica, y el lugar de pensar un “tren bala”, queremos tener trenes normales confiables y accesibles. La verdad es que no siempre se justifican ciertas inversiones y claramente hay temas de transporte en los que el primer mundo lleva adelante una discusión muy diferente de la que tienen las naciones en vías de desarrollo. Hoy nuestra prioridad es que la gente pueda tener transporte público y viajar bien, cómoda y segura. Y poder poner tecnología para mejorar la calidad de servicio con cosas muy simples y básicas, como saber cuánto tardará en llegar el próximo tren, subte o colectivo.

Versiones de cierre

—Hace muy poco los gremios hablaron de cierres, por ejemplo del Belgrano Norte.

—Todo lo contrario, nuestra intención es hacer crecer el sistema de transporte público, haciéndolo más eficiente, y ejecutando el plan más ambicioso en décadas. Por ejemplo, ya estamos resolviendo uno de los déficits centrales de seguridad, con la licitación para instalar –en todos los trenes– sistemas de frenado automático, lo que mejora la seguridad de los pasajeros, y especialmente de los trabajadores ferroviarios. Estamos haciendo inversiones donde no se ve: vías, seguridad, frenos y renovación de sistemas eléctricos. Lo que se dijo del cierre es por la  caída en la calidad de servicio del Belgrano, que se debió a que quedaron pocas locomotoras funcionando por la falta de inversión en el último lustro. Así un servicio que funcionaba cada 8 minutos pasó a 25. Para resolverlo ya anunciamos un plan de mil millones de pesos para ponernos al día con la renovación de vías y estaciones. Nuestra idea es recuperar el Belgrano Norte en no más de un año.

Más ciclovías

A pesar de provenir de una familia dedicada al mundo automotor, se sabe que Dietrich es un fan de la bicicleta, a tal punto que suele ir a su oficina montado en una. Según le dijo “ya creamos una Subsecretaría de Movilidad Saludable y desde allí estamos firmando acuerdos para asesorar y para financiar a municipios de todo el país, con la intención de que diseñen y construyan nuevas ciclovías. Ya estamos trabajando en ciudades del Chaco, Córdoba, Neuquén y Santa Fe y Rosario. Y de la misma manera estamos ayudando a expandir los sistemas de bicicletas públicas a diferentes locaciones del país. Por ejemplo en Mendoza ya está funcionando un sistema similar al de Buenos Aires”.

Que cada cual saque sus propias conclusiones.

11 comentarios:

  1. Leí atentamente (no sé como lo pude hacer porque la verdad que me hace recordar mucho a Menem con su cohete, a los Kirchner con el Tren Bala y estos mamelucos divagando al por mayor) la entrevista a este señor Dietrich y llegué a la conclusión que es más bla, bla, bla en lo que se refiere a los trenes.

    En una parte dice: "Por eso estamos trabajando en infraestructura para transporte público en forma transversal, además de mejorar las líneas que convergen hacia el centro. Nuestra apuesta es un plan completo de nuevos metrobuses. Y no sólo para Buenos Aires. También para otras ciudades: ya anunciamos proyectos para Santa Fe y Rosario y estamos estudiando Córdoba, Corrientes y Neuquén. Todo con financiamiento de Nación”, conclusión el Metrobus es el sistema predilecto de este señor que fue el que lo trajo a la CABA y lo quiere imponer porque es un lobista del sistema automotor.

    Cuando el periodista le pregunta por los trenes de pasajeros de larga distancia, se va por la tangente diciendo:"Por ahora nuestra prioridad absoluta es mejorar los trenes de carga, De manera de evitar que la mayor parte de las mercaderías se muevan en camión. Lo que buscamos es que el crecimiento económico de los próximos años esté apalancado –desde el punto de vista logístico– sobre el transporte ferroviario. Porque si queremos seguir sacando nuestras cosechas con camiones, el sistema colapsa", de trenes de pasajeros NI MU, eso quiere decir que no les interesa un pito.

    Cuando le preguntan —¿En qué modelo piensan? ¿Estatal o privado?, contesta: "Estamos pensando en un modelo inspirado en el sistema alemán, donde el Estado es dueño y administra la infraestructura y hace correr sus propios trenes y servicios. Pero tiene la obligación de permitir circular a otras compañías que –pagando un canon– puedan competir entre sí. Hoy en Alemania, el 70% de los trenes son estatales y el resto privados. Y se logró que el mercado total de transporte ferroviario creciera. Por eso pensamos un rol para el Estado y otro para privados, siempre con la intención de bajar el costo de logística".

    Señor Dietrich: eso mismo dice la Ley 27212 de nacionalización de los ferrocarriles que dice tal cual lo que este señor llama "modelo alemán".

    Creo que deberíamos estar muy preocupados los que amamos los trenes porque estos tipos es evidente que no los tienen dentro de sus proyectos. Saludos
    Rogelio Rodríguez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco me lo banco, también pienso que quiere meter el p*** metrobus en todo lados. Pero por lo menos pudiste sacar como positivo que quiera destronar al camión como transporte primario de mercaderías? O solamente te concentraste en lo negativo?

      Eliminar
    2. Destronar al camión?. Y como dice este individuo "De manera de evitar que la mayor parte de las mercaderías se muevan en camión.". JAJAJAJAJJAJAJAJAJ, me recontra cago de risa, por favor......si las grandes inversiones son para autopistas y mejoramiento de rutas. Vos te crees que son para que los automóviles se muevan con más amplitud?.Nooooo, son para el trnasporte de carga por camión.
      Rogelio Rodríguez

      Eliminar
    3. La cuestión es que llegamos hasta acá con toda la red destruída, con una falta de previsión atróz, con materiales ya insavables y perimidos. Estamos casi como en 1854. Todo por hacer. En doce años se hizo más daño que en los 40 anteriores. Daño que es logarítmico en esta industria llamada FFCC. Habrá que reeplantear significativamente la reconstrucción seria de trazas existentes y porque no, proyectos de nuevas de acuerdo a conveniencia de economías regionales y/o intercambio con países limítrofes. Estamos ante un nuevo desafío de estos tiempos y noto que la discusión se plantea constantemente de manera anacrónica y reiterativa. Hay leyes que sonarán muy lindas pero que nadie respetó desde su puesta en rigor (más de 70 años). Habrá que dibujar desde 0 y deshacerse de vicios asfixiantes que nos marcan a fuego. Mientras otros avanzan a 250 km/h (sin despeinarse y de taquito) nos damos el lujo de no mirar el FFCC como arma fundamental para el futuro. Siempre empezamos a construir por el techo...pintando estaciones...modificando esquemas en las noblísimas pero viejas GT...cambiando rieles de juguete y de distinto color según la procedencia sin contemplar normativa alguna...las chinitas son pesadas y no los aguantan -no se si...eh!!- durmientes que se rompen y material rodante nuevísimo pero que le llega a la suela a un Budd...en fin...la lista es larguísima como larga es la capacidad ociosa de aquellos que saben y sirven café y los que dirigen creyendo que los vagones vienen con rueda de auxilio. Es mucha la demencia reinante como lo es la desidia histórica. De terminal de laminado nueva...ni las migas. De 5 o 6 Plasser de 400 mts cambiando troncales principales y dejando una vía perfecta...ni las ganas. A esta altura si Perón, si Frondizi, Si Larkin, si Menem, si larpqlp..me ne fregan los dos de izquierda a derecha o viceversa. Legislar de aca a 20 años es la premisa para empezar a hablar y dejar de ser patéticos. Sacarse de encima 70 años de boludeo institucional y sentarse de una buena vez (algún día) en una formación como la gente trago mediante y llegar en tres horas a Córdoba como lo hace el AVE De Madrid a Sevilla. No es joda...

      Eliminar
  2. Quizas mi comentario no sea tan bien explayado como lo del señor Rodriguez . Pero lo mio es mi granito de arena , me hice gustado que hice hablado más de los ferrocarriles y en especial del Interior que tan abandonado esta , lamentablemente siempre se piensa lo que pasa alrededor de la Capital. Sea cual sea el sistema si se hicieran bien las cosas con el ferrocarril no se puede competir tanto lo que transporta un tren menos contaminante , y más seguridad en las rutas.
    Me gustaría que alguien le informe el estado de las vías , que los privados se encargaron de destruir , no les importa a los concesionarios tener que bajar la velocidad de las vias sino que lleguen sus mercaderías . Lamentablemente todas las vías que llegan a los puertos piden una renovación y esta es tarea de las que las usaron más de veinte años no del Estado .Ernesto

    ResponderEliminar
  3. Para este tipo que no es ferroviario ..Argentina es sólo bs as ..el interior no existe ...

    ResponderEliminar
  4. Es evidente que muchos de los servicios de trenes de larga distancia serán suprimidos, como así también los servicios provinciales.
    No creo viable que la solución para el interior de la Argentina sea hacer bicisendas y darle prioridad a la bicicleta.
    Se ve que el FFCC no es importante.....
    Sr Enrique

    ResponderEliminar
  5. Orlando Ruben Maciel dijo...
    Jamas da un monto a invertir, jamas da una idea de lo que se va a hacer, lo primero que sale es con el metrobus, obras en el interior cero. Jamas reactivar una industria ferroviaria que en otro tiempo fue pujante....

    ResponderEliminar
  6. Evidentmente hace honor a su apellido siempre se dedicaron a los automotores, pero este señor como no tiene que viajar desde caba a mar del plata en un transporte mas economico que es el tren ni le importa que hace mese que no funciona el mismo, ya que hace bastante que terminaron el puente nuevo y me pregunto TANTO TIEMPO PARA COLOCAR UN TRAMO DE VIAS? No soin tantos metros , evidentemente a este sr no le importa nada del tren, y si alguno quiere ver fijense la demanda de boletos diarios hacia y desde mardel en omnibus por supuesto tambien miren EL COSTO de los servicios-Eduardo Cesar Gomez

    ResponderEliminar
  7. Mucho humo, mucho metrobus... Larga distancia, provinciales, regionales, tranvias, subtes, trenes urbanos, para ciudades de mas de 400.000 habitantes....

    ResponderEliminar
  8. estoy cansando que le hagan entrevistas a esta inoperante y lo peor ver su cara de nada que nos toma el pelo a todos menos a el porque no tiene !!! se desdice mmm" en un momento dijo que el camion era prioridad , ahora los trenes de carga ,,,,es un inutil que esta en el poder y vinieron a aplicar el nuevo orden , miseria ignorancia y llenarse los bolsillo ,,,,ganaron estos reptilianos

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.