lunes, 2 de mayo de 2016

Los hermanos Cirigliano, a punto de vender Plaza, insignia de su imperio

Actualidad

La empresa pasaría a manos del grupo Romero; el juicio por la tragedia de Once y la quita de subsidios, las claves

Alguna vez fue un imperio, pero quedan sólo los rezagos. Los hermanos Cirigliano, Mario y Claudio, están a punto de vender su nave insignia: Plaza. La empresa pasaría a manos del grupo Romero, dueño de ERSA, uno de los que más crecieron en los últimos años.

La operación, si bien no estaría del todo cerrada, está a punto de concretarse. Según lo que trascendió, incluiría las líneas de colectivos de corta y larga distancia.


La noticia confirmaría el enorme repliegue del grupo Cirigliano después de la tragedia de Once, en febrero de 2012. En ese momento, eran los concesionarios de Trenes de Buenos Aires (TBA) y manejaban las líneas Sarmiento y Mitre. Poco tiempo después, el gobierno de Cristina Kirchner revirtió la concesión y el grupo se empezó a desmembrar, al tiempo que sus ejecutivos empezaban a deambular por cuanto tribunal abierto había. Después de que se frenó el flujo de subsidios a los trenes, los hermanos Cirigliano dejaron que se marchitara el taller ferroviario Emfer, ubicado a pocas cuadras del cruce de las avenidas General Paz y San Martín.

Eran épocas en que los transportistas querían vender el predio que alguna vez fue la fábrica de tanques y donde funcionaban, además de las oficinas de la compañía, el taller ferroviario y la fábrica de colectivos Tatsa. No hubo compradores y empezaron los atrasos en los pagos. Los empleados de Emfer se movilizaban y cortaban a diario la General Paz. Finalmente, el Estado los absorbió. La fábrica de colectivos sucumbió poco tiempo después. En el interior del país, los empresarios empezaron a perder negocios. Bahía Blanca y Santa Rosa fueron dos de las ciudades en las que dejaron de operar.

De cambiar Plaza de manos, los Cirigliano, que alguna vez intentaron armar una aerolínea por pedido del entonces secretario de Transporte, Ricardo Jaime, y hasta pagaron sueldos de centenares de empleados durante meses, prácticamente desaparecerían del rubro.

Sólo les quedaría Ecotrans, un conjunto de líneas que operan en paralelo a la traza del Sarmiento en la zona oeste del Gran Buenos Aires. Dicen que es uno de los negocios que quieren salvar. Sin embargo, hoy es una empresa concursada y ha tenido que recortar su recorrido desde el barrio de Primera Junta y pasar a operar desde Liniers. El cambio de cabecera tiene un motivo: un viejo galpón de la empresa en Primera Junta fue clausurado y nunca se pudo sacar la faja de allí.

Claudio Cirigliano está condenado por la tragedia de Once, aunque espera la sentencia de Cámara en libertad, como los otros condenados. Mario, por su parte, siempre mantuvo un perfil bajo y la empresa de a poco pasa a ser un recuerdo de lo que fue la errática política de transportes del kirchnerismo.

Claudio Cirigliano

Grupo Plaza

El empresario, ex concesionario de las líneas Mitre y Sarmiento, está condenado por la tragedia de Once

Desde que se frenó el flujo de subsidios a los trenes, el grupo dejó caer el taller ferroviario Emfer y la fábrica de colectivos Tatsa. Fuente: Diario La Nación

3 comentarios:

  1. Seguramente los dueños de DOTA S.A se estaran frotandose las manos para comprar el GRUPO PLAZA, y asi crecer aun mas su IMPERIO, que por cierto en la EMPRESA SAN VICENTE (LINEA 74, Longchamps - Correo Central) estan haciendo un DESASTRE en el servicio que brinda, aun mas cuando mas cuando el ROCA no funciona o el servicio esta interrumpido por algun accidente.
    Emanuel de Longchamps

    ResponderEliminar
  2. ¿se vende o no se vende?, porque por la pagina revista colectibondi dijeron que PLAZA desmentía la venta del grupo a ERSA

    ResponderEliminar
  3. Todavía pueden vender las empresas estos tipos los Cirigliano?. No las tienen embargadas por la tragedia de Once?. Ah!!!, noooo!!!!. Qué poco vale una vida en la Argentina.
    Rogelio Rodríguez

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.