jueves, 5 de mayo de 2016

El impacto en Belgrano. Críticas contra el Metrobus

Actualidad

Uno de los anuncios sobre el Metrobus que hizo el Gobierno de la Ciudad este año fue el de ampliar la traza del corredor Norte, en la Avenida Cabildo, desde Congreso de Tucumán, en la mano hacia el centro. Esto generó un pedido de informes que presentará esta semana el legislador porteño Adrián Camps (PSA), "debido a la falta de información al respecto. Es una obra de alrededor de 350 millones de pesos, con una relación costo-beneficio absurda".

Según expuso, “no sólo carece de sentido” por superponer la totalidad de su traza con la Línea "D" del subte, sino que la mayoría de las líneas de colectivos (42, 44, 55, 60, 63, 65 y 80) sólo utilizarían cuatro cuadras de este nuevo Metrobus: salen de Barrancas de Belgrano y doblan por José Hernández”.


También subrayó “el impacto económico negativo” que tendrá la obra sobre los comercios de la zona: “Vamos a afectar al corazón del centro comercial de Belgrano y no podemos hacernos los distraídos". Incluso muchos comercios ya han puesto en sus vidrieras carteles en contra de la obra.

El pedido de informes pregunta al Ejecutivo si se cumplieron las instancias de participación ciudadana establecidas como cuestión previa al inicio de una obra de magnitud y si evaluaron el perjuicio económico que podría ocasionar a los comercios ubicados sobre Cabildo.

Transmilenio, "la peor decisión técnica de la historia de Bogota"

La resolución de construir un BRT (lo que aquí se llama Metrobus) en lugar de un Metro (subterráneo) fue “la peor decisión técnica en la historia de Bogotá”. Quien lo asevera no es un diputado kirchnerista o algún dirigente antimacrista. Lo afirma Jorge Enrique Robledo, senador colombiano por el Polo Democrático Alternativo. “Como una necesidad de mover multitudes de pasajeros aparecieron los metros, una solución tecnológica insustituible para ese fin –explica Robledo–, porque le crean otro piso a la ciudad y eliminan las intersecciones a nivel. Su capacidad de carga y velocidad no la puede alcanzar ningún otro medio y es inigualable su rapidez de cargue y descargue de los pasajeros en las estaciones.”

Bogotá es una de las cuatro ciudades de su tamaño en todo el mundo que sigue sin tener un subterráneo. El legislador recuerda que en 1999, a pesar de contar con la financiación del gobierno nacional, el alcalde Enrique Peñalosa desestimó hacer el subte y lo reemplazó por el Trasmilenio, “la que constituye la peor decisión técnica de la historia de Bogotá, porque le provocará un grave daño por décadas o para siempre a la movilidad de la ciudad”. Acota Robledo: “En otro país, la decisión de cambiar un metro por buses y dejar la primera línea del metro sin su ruta natural habría tumbado al alcalde. Pero a Peñalosa lo elevaron a la categoría de genio (…).

Peñalosa les dio un gran impulso a la Colombia de los monopolios y las privatizaciones, pues con el Trasmilenio se cambiaron miles de propietarios de buses por 16 familias, a las que les montaron un negocio subsidiado que mueve 4,3 billones de pesos al año y da utilidades altísimas, al tiempo que los pasajeros van como sardinas en lata y pagan uno de los pasajes más caros de América Latina”.Tiempo Argentino (Nota enviada por nuestro colaborador señor Gustavo López)

1 comentario:

  1. jodanse todos por haberlos votado. a llorar al campito

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.