jueves, 17 de marzo de 2016

Mar del Plata: Una espera que se hace larga

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

Como ya es de dominio público, en el mes de Agosto del año pasado, y tras las fuertes lluvias que afectaron el puente sobre el río Salado, se suspendieron los servicios de pasajeros entre Plaza Constitución - Mar del Plata y Plaza Constitución - Pinamar.

La empresa Trenes Argentinos Operadora Ferroviaria estatal rápidamente suspendió sus servicios hasta nuevo aviso, y ni siquiera intentó un paliativo en temporada veraniega de efectuar transbordo automotor entre las estaciones Lezama (Km. 151.8) y Castelli (K.m. 177.5), fácilmente realizable, dado que la autovía se encuentra pegada a ambas estaciones y la cantidad de kilómetros es exigua.


Estamos convencidos que esto no hubiera demandado mucho esfuerzo, porque en la estación de Mar del Plata se encuentra estacionada dos formaciones chinas y 3 locomotoras del mismo origen que prestaron servicio hasta su suspensión, y en Plaza Constitución, ya sabemos la cantidad de formaciones paradas que hay. Sintetizando, un tren hubiera llevado el pasaje hasta Lezama y el otro esperaba en Castelli y completaba el viaje a destino.

A la vuelta se haría a la inversa, coordinándose los horarios para que los micros que trasladaban la gente hacia Lezama regresaran a Castelli con los viajeros que continuarían a la costa atlántica. Se optó por lo más sencillo: "Servicio suspendido hasta nuevo aviso".

Por otra parte, la empresa provincial Ferrobaires que acababa de inaugurar, después de mucho tiempo suspendido, el servicio a Pinamar, también procedió a interrumpir la prestación de los mismos a la costa atlántica.

Hay que destacar una gran diferencia con Trenes Argentinos Operadora Ferroviaria, la empresa Ferrobaires estableció un servicio combinado ferro-automotor para llegar a los dos destinos balnearios, transportando la gente en tren hasta estación Lezama y desde allí en ómnibus hasta su destino final.


Ahora bien, hay un dato a destacar y que no es menor, a principios del mes de Diciembre pasado los técnicos de la empresa provincial Ferrobaires revisaron el viejo puente afectado sobre el Río Salado, realizando luego el pasaje de una formación, tras lo cual dictaminaron que el puente en cuestión podía usarse circulando las formaciones con precaución de 5 km/hora, tras lo cual la empresa estableció una fecha para la reanudación del servicio.


Sin explicar los motivos, las autoridades provinciales actuales no autorizaron la partida de los convoyes, lo que llevó al Ing. Maltana, interventor de la empresa en ese momento, a decir que si la costa atlántica no contaba con servicios ferroviarios era pura y exclusivamente decisión de las autoridades provinciales. Ante tal decisión, la empresa bonaerense estableció un servicio de ómnibus que con el boleto ferroviario adquirido trasladaban a los pasajeros desde Plaza Constitución a Mar del Plata y Pinamar.

Hace pocos días, se hizo cargo de la empresa provincial el nuevo administrador designado por las autoridades entrantes, y una de sus primeras decisiones fue suspender “hasta nuevo aviso” este servicio automotor. Es de destacar que desde que se inauguró el servicio a Mar del Plata, hace más de 100 años, nunca esta ciudad balnearia había carecido de servicio ferroviario una temporada veraniega.

Por todo lo expuesto, y observando además los otros servicio suspendidos, y tomando en cuenta que hasta el presente no hemos escuchado al señor Ministro de Transporte de la Nación pronunciar una sola palabra sobre los servicios de pasajeros de larga distancia (cada vez que se le pregunta sobre el sistema ferroviario, sólo habla del "Plan Belgrano"), es que tenemos miedo de estar asistiendo al ocaso del servicio de largo recorrido.

Sería bueno que los periodistas que tienen oportunidad de reportearlo, le preguntaran concretamente sobre este tema. Dicho esto, tendremos que esperar mucho tiempo más el tren de pasajeros a Mar del Plata…………