martes, 16 de abril de 2013

BOLIVIA: PREGUNTA POR FERROCARRILES


EXTERIOR

En reiteradas oportunidades hice la pregunta que hoy repito: ¿Cuándo se revertirán los ferrocarriles “capitalizados”? Esta misma pregunta fundamentada hice llegar a Palacio de Gobierno. Algunos antecedentes: El 15 de marzo se cumplieron 18 años de la capitalización a manos chilenas de la Empresa Nacional de Ferrocarriles (ENFE). Los Contratos de Concesión y Licencia, entre otros condicionales, exigen: Operación Integral, Modernización y Expansión del Servicio Público Ferroviario. En los hechos, el Sistema Ferroviario fue desintegrado, su operación en la Red Andina se limitó al treinta por ciento de su longitud vial, en dos palabras, se destruyó con premeditación y con los contratos se limpiaron el gaznate. El daño económico suma millones de dólares, no solo se destruyó la estructura vial, se destruyó también instalaciones fijas y lo peor, se distorsionó el rol original del ferrocarril en Bolivia. Es pertinente afirmar que todo estaba previsto, Chile, por razones geopolíticas no podía hacer otra cosa al punto de haber también destruido el F.C. Arica – La Paz, parte sustantiva del Tratado de 1904.


Destaco la opinión del empresariado cuando en oportunidad de la “nacionalización” de los aeropuertos, califican ese hecho como una mala señal para las inversiones. Ciertamente, pueden tener sus razones en ciertos casos; en el frente ferroviario, debían sumarse a la sugerencia fundamentada desde hace diez y seis años, recuperar y recomponer el Sistema Ferroviario y pugnar sabiendo que por nuestra ubicación geográfica, somos el paso forzoso entre el Atlántico y el Pacífico, por tanto, el Corredor Ferroviario Transcontinental Central: Santos – Arica, diseñado por el Brasil, en base a los lineamientos técnicos del ingeniero alemán Hansh Grether, nuestro Sistema Ferroviario, constituye el fundamento geopolítico de dicho Corredor Interoceánico con alcance intercontinental; además, ningún otro modo de transporte terrestre, puede competir en costos de operación, seguridad, confort, contaminación ambiental y sobre todo con el rol integrador que cumple el Sistema Ferroviario de Bolivia.

En el caso ferroviario, el concepto nacionalización está fuera de contexto, por el contrario, el Gobierno del señor Juan Evo Morales Ayma, debe establecer y exigir un resarcimiento económico por los premeditados daños ocasionados al país, esto es, siempre y cuando, en los planes del Gobierno central, exista una agenda para la recuperación, recomposición e integración al Corredor Ferroviario Transcontinental Central.Opinión.com.bo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.