domingo, 20 de enero de 2013

URUGUAY: SINDICATO DE AFE RESISTE LOS CAMBIOS HACE UN AÑO


GREMIALES

El único plan del gobierno para reestructurar AFE se basa en la creación de una sociedad anónima y el pasaje de los funcionarios al derecho privado. Los sindicatos trancan el proyecto hace un año y aseguran que habrá conflicto si se aplica.

"Los trabajadores de AFE no vamos a pasar al derecho privado. Que el gobierno se prepare para el conflicto", afirma Daniel Cajigas, secretario general de la Unión Ferroviaria, sindicato al que están afiliados más de 700 de los 1.100 trabajadores de la empresa. "Vamos a dar la pelea, no queremos ese invento del gobierno", sentencia por su parte Pedro Coitiño, secretario general del Sindicato de Ferroviarios del Uruguay (SFU), surgido a partir de un quiebre en el sindicato madre, con 70 afiliados y reconocido por el Ministerio de Trabajo hace un mes.


Luego de que el presidente José Mujica fijara como prioridad el resurgimiento del ferrocarril encomendó al subsecretario de Transporte, Pablo Genta, y su asesor personal, Pedro Buonomo, que diseñaran una reestructura de AFE. A fines de 2011 y por decreto se difundieron los planes y la novedad fue la creación entre AFE y la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) de una sociedad anónima para operar el negocio del transporte de carga y la logística. A dicha empresa deberían pasar los funcionarios de AFE para regirse por las normas laborales del derecho privado. Cuando se conoció el proyecto el Partido Socialista manifestó reparos y Mujica fue contundente: "El proyecto no es negociable", dijo. Un año después el Ejecutivo no avanzó en la formación de la empresa y enfrenta la resistencia de los funcionarios que advierten que de ninguna manera aceptarán un cambio en sus condiciones laborales y amenazan con un conflicto de proporciones.

El pasado miércoles Mujica les advirtió: "Si quieren estar prendidos de la teta y tener las prerrogativas del funcionario público para que no los toquen cuando hay que hacer una cosa… entonces no… eso lo vamos a discutir. De ahora en adelante el que sirve tiene que funcionar y el que no sirve páguesele el despido y que vaya".

Fue el Ministerio de Transporte el que comenzó a negociar con la Unión Ferroviaria hace más de un año la reestructura. "En una de las primeras reuniones uno de los negociadores, sin ninguna experiencia, nos invitó a pelear en la esquina. Ahí rompimos relaciones con el Ministerio de Transporte y nunca más hablamos con ellos. Nos llama la atención que Genta hable del tema, ni él ni el directorio de AFE saben nada porque nunca más nos reunimos con ellos, nosotros negociamos con Presidencia por orden del presidente Mujica", dijo Cajigas a El País.

Los negociadores de Mujica son el embajador itinerante Julio Baraibar y el subsecretario de Trabajo, Nelson Loustanou. Cajigas puso un ejemplo: "Genta negó esta semana que una delegación oficial viaje al País Vasco para ver el proyecto que presentó la firma Euskotren, que es por lejos el más serio, y Baraibar nos dijo hace unos días que la semana que viene decide si se viaja. Genta no sabe nada, el que manda es Baraibar".

El vicepresidente de AFE, Álvaro Fierro, dijo a El País el pasado domingo que la formación de la empresa de derecho privado está encaminada y ya se hicieron los llamados para contratar a cuatro gerentes.

"Ninguno de los trabajadores de AFE va a pasar a la sociedad anónima. Nos quieren quitar los derechos de trabajadores públicos y no lo aceptamos porque, además, no hay ninguna causa que lo justifique. Lo venden como una reestructura y no es nada de eso, es un cambio mínimo, no hay proyecto y no asegura que el ferrocarril funcione mejor. Le echan la culpa a los trabajadores cuando el problema es de administración, es de la gente que puso en el directorio este gobierno y todos los anteriores. Lo del derecho privado es un castigo a los trabajadores, un chivo expiatorio y no lo vamos a aceptar", afirmó Cajigas.

"Pueden formar la empresa, aunque les va a costar. Tendrán que capacitar gente en el exterior porque acá no hay una sola escuela que prepare técnicos o ingenieros ferroviarios. Si los capacitan en tres años tienen un técnico y en siete un ingeniero. Eso sí, van a paralizar los trenes todo ese tiempo", advirtió Cajigas.

"Si vamos al derecho privado dejamos de ser públicos, pasar a esa empresa implica terminar con derechos que hemos ganado", señaló.

Según la Unión Ferroviaria el sueldo de un oficial extra de AFE con 30 años de servicio ascienda a 12.786 pesos nominales, incluidos los aumentos de enero del 2013. "Esas son las prebendas de las que habla Mujica", dijo Cajigas.

Pese a haber cruzado la vereda y cuestionar a la Unión Ferroviaria por su "postura afín al gobierno", el novel Sindicato de Ferroviarios del Uruguay (SFU) -no está afiliado al Pit-Cnt- es igual de tajante. "Tenemos trabajadores con treinta años de servicios y los quieren hacer empezar de cero en una sociedad anónima. No es justo. Yo tengo 36 años en el ferrocarril, soy maquinista, estoy por jubilarme y una empresa privada es volver a cero. Además, no asegura que el ferrocarril sea mejor. El problema es de los que gestionan y las decisiones que toman", afirma Coitiño.

"Como sindicato la decisión es clara: que ni un solo trabajador pase a derecho privado. Que se preparen para el conflicto", advirtió Coitiño.El País Digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.