viernes, 14 de septiembre de 2012

VENEZUELA: PLAN FERROVIARIO NACIONAL. EL TREN COMO EJE DE DESARROLLO

EXTERIOR

Hace 13 años en Venezuela nadie hablaba de ferrocarril. Gran parte de la población jamás se había montado en un tren. Como lo ilustró en febrero de 2011 el entonces ministro de Transporte y Comunicaciones, Francisco Garcés, en los 21 años que precedieron a la Presidencia de Hugo Chávez los gobiernos de turno sólo construyeron 47 kilómetros de transporte masivo: el Metro de Caracas.

Doce años después la revolución socialista ha desarrollado 81,7 kilómetros en sistemas tipo metro y hoy en día están en construcción más de mil kilómetros de vía férrea y en rehabilitación 250 kilómetros del ferrocarril Barquisimeto-Puerto Cabello, construido durante la dictadura perezjimenista y que quedó inoperativo con el tiempo por la falta de mantenimiento.



"En Venezuela no se desarrolló un sistema ferroviario porque para los intereses foráneos era más importante la comercialización de gandolas, de transporte de cargas, que un sistema masivo que beneficiara a todos los venezolanos. No convenía que se desarrollara el ferrocarril", explicó el presidente del Instituto de Ferrocarriles del Estado (IFE), Franklin Pérez Colina.

En 2006, tras siete años de iniciado su mandato y tres décadas después de que este medio de transporte fuera relegado por quienes gobernaban en el país, Chávez inauguró el sistema ferroviario Caracas-Cúa, de 41,4 kilómetros, un proyecto que data de 1988, pero que jamás fue ejecutado por los mandatarios de turno. El tren enlaza la capital venezolana con importantes poblaciones aledañas del estado Miranda, cuyos habitantes redujeron a sólo minutos un traslado que en autobús podía demorar hasta hora y media.



Con el Sistema Ferroviario Ezequiel Zamora el mandatario socialista comenzó lo que hoy se conoce como el Plan Socialista Nacional de Desarrollo Ferroviario, que para 2030 prevé la conexión del país a través de 13.665 kilómetros de vía férrea, distribuidas en 15 líneas, con una estimación de 240 millones de personas y 190 millones de toneladas de carga transportadas al año.

El desarrollo

"¡El ferrocarril! Allá viene el ferrocarril", exclamó Santos Luzardo, protagonista de la popular novela venezolana Doña Bárbara, que publicó Rómulo Gallegos en 1929. Pronunció la frase al contemplar el juego del viento en los médanos y luego, tras ver que sólo era un espejismo, confió en que algún día en realidad llegaría el ferrocarril al llano como símbolo del progreso y del retroceso de la barbarie.

Esa misma frase es pronunciada una y otra vez por Chávez cuando se refiere al plan ferroviario nacional, que dibuja en mapas constantemente cada vez que tiene oportunidad en las alocuciones presidenciales.



Para el mandatario el ferrocarril también significará progreso, porque en torno a él deben estructurarse ejes de desarrollo industrial y ciudades.

Para servir a la población del centro-norte del país está en construcción la segunda parte del Sistema Ferroviario Central Ezequiel Zamora, que cubrirá el tramo Puerto Cabello (estado Carabobo)-La Encrucijada (Aragua), con un recorrido de 128, 8 kilómetros. Este proyecto, a cargo de un consorcio italiano, presenta un avance global de 43,85% y en obra civil contratada de 67,23%, lo cual implica terraplenes, puentes, viaductos, túneles, estaciones, patios, talleres e interpuestos.

Este sistema, el cual estará listo entre 2014 y 2015. Según Pérez Colina, abarcará ocho estaciones de pasajeros: Puerto Cabello, Naguanagua, San Diego, Guacara, San Joaquín, Mariara, Maracay y Cagua.

Dieciocho millones de venezolanos al año, que es el número estimado de pasajeros, podrán entonces llegar en minutos a poblaciones que hoy en día, por transporte convencional, tienen una distancia de hasta dos horas por el tráfico.

El ferrocarril también podrá transportar carga, unas 11,68 toneladas al año, lo cual, tal como explicó Pérez Colina, redundará en reducción de costos por flete para los productores y distribuidores de bienes en el país, con su consecuente impacto en la disminución de la inflación.

Este mes se prevé hacer recorridos de prueba entre Guacara y San Diego para luego, durante el primer trimestre de 2013, comenzar una fase de operación gratuita de pasajeros, con el propósito de evaluar el comportamiento de la ciudadanía y promover la cultura ferroviaria.

La idea es que este sistema, cuya inversión total será de 10.096 millones de dólares, se conecte luego con la estación Charallave Norte del tramo Caracas-Cúa, con lo que llegar a la capital desde el centro del país será mucho más sencillo.

En consolidar todo el eje ferroviario central están concentrados los esfuerzos actuales del IFE, precisó su presidente, para luego ir bajando al desarrollo del sur y demás regiones.


El centro-norte, donde se concentra la mayor parte de la población y se promueve un eje industrial, destacó Pérez Colina, es muy importante para el país de cara a retos como el ingreso de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur). Incluso plantean tener una estación cerca del puerto de Puerto Cabello, objeto de modernización, para así apoyar el intercambio comercial.

Otros ejes

El plan incluye la rehabilitación del Sistema Ferroviario Centrooccidental Simón Bolívar entre Puerto Cabello (Carabobo)-Barquisimeto (Lara)-Yaritagua (Yaracuy) y Acarigua (Portuguesa).

En total, este sistema abarca 285,22 kilómetros: 173,7 kilómetros del tramo Puerto Cabello-Barquisimeto, 34 kilómetros entre Yaritagua y Barquisimeto y 67,55 kilómetros entre Yaritagua y Acarigua.

La etapa Barquisimeto-Yaritagua está lista, según reveló el presidente del IFE, pero no han podido comenzar las operaciones, debido a que están reubicando a unas 3.000 familias que desde hace años se asentaron en zonas cercanas a la vía. Para estas personas hay urbanismos en construcción, mientras que el instituto levanta una cerca perimetral que evite el paso hacia los rieles.

Pérez Colina puntualizó que tan pronto esta cerca esté concluida, lo cual estima que suceda en casi un mes, podrán dar apertura.

Además, Venezuela construye un tramo que conectará el oriente y el llano: El Sistema Ferroviario Centro Oriental del Eje Norte Llanero, tramo Tinaco-Anaco, que pasará por los estados Cojedes, Guárico, Aragua y Anzoátegui.

Es el ramal más largo en desarrollo, con 468 kilómetros. Presenta un avance de 26%, es desarrollado con apoyo de una empresa china y tendrá una inversión estimada en 11.000 millones de dólares. Pasará por las estaciones Tinaco, El Pao, Dos Caminos, El Sombrero, Chaguaramas, Valle de la Pascua, Tucupido, Zaraza, Aragua de Barcelona y Anaco. Servirá a unos 5,8 millones de pasajeros al año y transportará casi 9,8 millones de toneladas.

Del mismo modo, está en construcción el sistema ferroviario del eje Centro-Sur, tramo Chaguaramas-Las Mercedes-Cabruta y tramo San Juan de los Morros-San Fernando de Apure, que rondan 20% de avance.

El primero, que abarca el estado Guárico, tendrá 202 kilómetros y seis estaciones: Chaguaramas, Las Mercedes, El Mejo, Santa Rita, Arrecife y Cabruta. Trasladará a unos 2,7 millones de personas y 2,8 millones de toneladas anuales, tras una inversión estimada en 2.936 millones de dólares.

El segundo tramo, de 252 kilómetros, enlazará Guárico y Apure a lo largo de siete estaciones: San Juan de los Morros, Ortiz, El Rastro, Calabozo, Corozopando, Camaguán y San Fernando de Apure.

Conectar todo el país

El plan ferroviario promete esa conexión de las diferentes regiones del país: eje Norte Llanero Occidental, que se extienda desde Valencia (Carabobo) hasta San Cristóbal (Táchira); el eje Norte Llanero, entre Tinaco (Anozátegui) y Maturín (Monagas); el eje Fluvial Central, entre Ciudad Bolívar (Bolívar) y Abejales (Táchira); y la línea Centro conexión Colombia, que irá desde Barcelona (Anzoátegui) hasta Puerto Ayacucho (Amazonas).

También se contempla la línea Occidental, entre Maracaibo (Zulia) y San Cristóbal (Táchira); la Norte-Occidental, entre Morón (Carabobo) y Sabaneta (Zulia); la línea Lago de Maracaibo, desde Maracaibo hasta La Fría (Táchira); la Centrooccidental, desde Puerto Cabello (Carabobo) hasta Sabana de Mendoza (Trujillo); la Centro Oriental, entre Barcelona y Ciudad Guayana (Bolívar); y la Nororiental, desde Ciudad Guayana a Manicuare (Sucre).

La línea Capital, que irá desde Caracas, pasando por Cúa y llegará a El Sombrero (Guárico); la línea Norte Centro, entre Puerto Cabello (Carabobo) y Cúa (Miranda); la de La Encrucijada y San Fernando de Apure y la de La Guaira, entre el terminal de oriente y la capital varguense, completan las 15 líneas esbozadas en el Plan Socialista Nacional de Desarrollo Ferroviario.

Al final se formará una gran red de integración luego de una fuerte inversión. "Al menos 300.000 millones de dolares", dijo Pérez Colina, se requieren para la concreción de proyecto. Hasta ahora se han invertido 10.000 millones de dólares y están en construcción obras por otros 25.000 millones de dólares.Agencia Venezolana de Noticias